¿Será que estamos criando una generación de “buenos para nada”?

0
55

En la actualidad los adolescentes son cada vez más flojos, se ocupan es de estar metido en las redes sociales, los vídeos juegos, de andar en fiestas. No les gusta colaborar en nada con las labores del hogar. Parte de todas estas actitudes de sus hijos, es culpa muchas madres que hoy en día no les inculcan que deben tener responsabilidades, que las labores del hogar también son responsabilidad de los hijos y cuando se dan cuenta ya es muy tarde.

El criar esta nueva generación no es tarea fácil, se han convertido en jóvenes inútiles, y lamentablemente no se está haciendo nada, debido a que cada quien los corrige a su manera, les dicen sus deberes pero siempre terminan en discusiones lo cual hace que el adolescente se altere.

Este es un grave problema para la sociedad de hoy en día que se preocupa por ello, sin embargo es bastante importante hacer énfasis de quienes son los responsables del gran desastre que ocurre con la generación de hoy. ¿Por qué los jóvenes de hoy son “buenos para nada”?

Por lo general, los niños perezosos en la infancia,esos que no colaboran en tareas mínimas como tender su cama o recoger sus cosas terminan arrastrando a la edad adulta ese desgano y desidia. Es en la infancia cuando debemos marcar como padres las pautas del comportamiento futuro de nuestros hijos. Para así estimularlos para que consigan alcanzar las metas que se propongan y para enfrentarse a los desafíos que exige la vida en sociedad, el mundo real es bien distinto del refugio ficticio de la casa de mamá.

Los adolescentes inútiles son aquellos que no colaboran con las actividades en la casa, ni siquiera para recoger una cucharilla, los platos, barrer o simplemente limpiar el hogar, debido a que se la pasan pegados en la computadora jugando o hablando por teléfono con sus amistades.

Esto hace que los padres se sientan desesperados al ver que sus hijos no son capaces de salir a trabajar o hacer algo útil por sus vidas, solo se quedan allí estancados y no hacen nada para mejorar la situación en sus casas.

El vivir una vida indiferente hace que muchos de estos jóvenes abandonen el colegio porque no tienen una visión clara a futuro. Tristemente se han perdido muchos valores en la familia.

 

Esta generación comprende a aquellos jóvenes con edades entre los 16 y 24 años quienes son los que ni estudian ni trabajan, son la generación de los NINI’S, pero ¿quién tiene la culpa que ellos sean así? Lamentablemente los únicos culpables son los padres.

La crianza comienza desde muy temprano y el limitarlo desde pequeños trae el resultado de tener hijos perezosos, el darle todo lo que pidan sin exigir nada a cambio es un grave problema. Ellos se acostumbrar a vivir una vida cómoda y tranquila donde no tengan ninguna responsabilidad. La enseñanza más valiosa que uno le puede dejar a sus descendientes es la destreza para encajar y superar los avatares del día a día, la capacidad para enfrentarse a los problemas (graves y menores) que se interpongan en su camino y la habilidad para transformar las realidades presentes en una versión más positiva. Esto exige la intervención de sujetos instruidos.

El problema es que, lamentablemente, todo parece indicar que los nacidos en los albores del siglo XXI forman una generación que flaquea en ciertos aspectos clave de su formación emocional. Valores como la entereza, la empatía o el espíritu de superación solo emiten leves y débiles destellos, llevando a la sociedad actual a un alarmante estado de inmadurez. Educa a tu hijo del tal manera que sea un hombre de bien para lo sociedad, capaz de comprender que el hábito del trabajo y el esfuerzo se convierte en un valor positivo y que al final tendrá grandes frutos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here