Cómo reconocer si tienes un alto nivel de azúcar en la sangre

0
66

Hay cosas que el cuerpo humano puede tolerar hasta cierto punto. Luego, cuando las cosas comienzan a funcionar de manera inadecuada dentro del organismo, el mismo comenzará a emitir señales de que precisamente algo no está funcionando del todo bien. Por eso es importante prestar mucha atención a cada señal que vaya enviando nuestro cuerpo, ya que no sabemos de qué enfermedad podría tratarse. Incluso existen algunas que podríamos tardar mucho tiempo en detectarlas si no prestamos mucha atención a los síntomas, porque hay enfermedades muy silenciosas, como es el caso de la diabete

Ésta enfermedad, por lo general aparece cuando el páncreas no funciona de manera correcta. El problema puede darse de dos maneras: por un lado, que produzca demasiada insulina, o por el otro, que haya un grave déficit en la producción de esta hormona; de cualquier forma, esto hace que aparezcan niveles muy irregulares de glucosa en la sangre. Esta es una enfermedad muy peligrosa, por eso, cuando aparecen signos de altos niveles de azúcar en la sangre, es importante reconocerlos y actuar rápidamente en consecuencia.

Éstos son los principales síntomas

Cuando ocurre de quema de grasas, se producen algunas cetonas. Éstas pueden acumularse en el torrente sanguíneo, generando una afección muy grave, que por lo general perjudica al estómago ocasionado náuseas o vómitos de manera prolongada.

1. Problemas en la parte visual

Cuando se tiene un nivel alterado de glucosa en la sangre por mucho tiempo y sin ser tratado, la vista sufre graves consecuencias. Primeramente la persona puede empezar a ver las cosas de manera borrosa, luego, si eso no se trata, es probable que llegue a perder la vista por completo. Este daño causado por la diabetes, lamentablemente es irreversible.

2. Lenta cicatrización de las heridas

 

Cuando tenemos problemas de azúcar en la sangre, la cicatrización de las heridas se vuelven bastante lentas, esto sucede porque las fibras nerviosas se van deteriorando. Generalmente cuando la glucosa sanguínea es algo elevada, las heridas pueden tardar incluso el triple de tiempo para poder sanar. Sin duda éste es uno de los síntomas más alarmantes.

3. Dificultades en la concentración

El desequilibrio emocional es uno de los síntomas más comunes que puede tener una persona con diabetes. Cuando el cuerpo se encuentra desequilibrado, la mente también se ve afectada por esos síntomas, por eso es posible que manifieste dificultades a la hora de retener algunos recuerdos en su cabeza, pues eso, a su vez podría producir cierto grado de estrés y de desconcentración.

4. Mucha hambre y agotamiento

Si bien es cierto que el cuerpo precisa de glucosa para tener energía, también es cierto que necesita de la insulina, ya que ella es la encargada de transportar la glucosa. Es por eso que cuando existen problemas con ambos nutrientes, el organismo no posee la energía necesaria para que puedas realizar tus actividades diarias, y no sólo eso, también tendrás la necesidad de comer constantemente y nunca te sentirás satisfecho.

5. Aumento o pérdida de peso

Por un lado puede que ganes peso, mientras que por el otro, puede que vayas bajando tus kilos; debes saber que este es otro síntoma de que la glucosa en tu cuerpo se encuentra alterada. Por eso, si bajas o subes de peso de manera irregular y sin motivo alguno, es recomendable ir a medir los niveles de azúcar en la sangre de manera inmediata.

6. Tener una sed insaciable

Este es un síntoma bastante común en las personas que tienen diabetes. Como verás los niveles muy elevados de azúcar en sangre y orinar más de lo normal, podrían ser los responsables de tener continuamente esa sensación de sed. No importa cuánta cantidad de agua hayas bebido, esa sensación de deshidratación simplemente permanecerá ahí.

7.Ir al baño de manera excesiva 

Cuando una persona tiene un grado elevado de glucosa en la sangre, lógicamente se dañan también los órganos, y los primeros afectados podrían ser los riñones, lo que podría producir micciones muy frecuentes. Para tener una idea al respecto, una persona sana normalmente va al baño entre 4 y 7 veces al día, mientras que un sujeto con problemas de diabetes podría llegar a duplicar esa cantidad de veces.

8. Comer dulces a cada rato

Tener contantemente antojo de consumir alimentos dulces no es una señal muy buena que digamos, ya que podría tratarse de diabetes. Muchos incluso desearán comer comidas ricas en grasas, desechando por completo los alimentos saludables. Ese es el motivo principal por lo que generalmente las personas diabéticas engordan.

9. Ardor y escalofríos que producen dolores

Esa sensación de ardor y escalofrío generalmente se manifiesta en la zona de los pies, la cadera y las piernas de la persona, logrando que la misma sienta también una sensación de hormigueo. Incluso podría haber retención de líquidos, lo que podría ocasionar mucho dolor en las extremidades, esto a veces hace que la persona no pueda tener quietas las piernas.

10. Síntomas de deshidratación

Ante el rechazo de algunos alimentos, esto podría volverse aún más grave, lo que podría desembocar en una cetoacidosis, que es la presencia de azúcar en la orina. Por lo general, este problema se da cuando el cuerpo empieza a descomponer la grasa de manera más rápida de lo normal.

La diabetes es de mucho cuidado, ya que como mencionamos, es una enfermedad silenciosa y las consecuencias podrían ser muy desagradables, por citar ejemplos: ceguera, amputación y en el peor de los casos, la muerte. Por eso, ante cualquier señal anormal que se relacione con los citados aquí, acude al médico sin perder tiempo.

Video propiedad de Medicina Natural Para Todos

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here